Tipología de las rejillas de acuerdo a los sistemas de ventilación

Como fabricantes de rejillas metálicas sabemos que son unos elementos fundamentales para la extracción o admisión de aire en las estancias. Pueden encontrarse ubicadas en aperturas que dan al exterior o en redes de conductos, pero en cualquier caso su funcionalidad no solo es de protección, sino que se encargan de proporcionar la mejor captación o distribución del aire.

Tipos de rejillas

Las rejillas de ventilación de flujo simple tienen como función admitir el aire mediante infiltración. Se suelen colocar en pequeñas fisuras generalmente encima de una ventana. Este tipo de rejillas no están conectadas a ningún accionamiento mecánico ni conducto, sino que comunican directamente con el exterior. El aire se va distribuyendo en la vivienda desde esta entrada seca hasta que llega al área de extracción, en cocinas y baños, mediante un conducto. Es aquí donde hay una rejilla por abertura para la extracción del aire final. Estas últimas rejillas son circulares para que el impacto visual tanto en las cocinas como en los baños sea mínimo.

Por otro lado, las rejillas de ventilación de doble flujo producen una impulsión del aire a través de un conducto. Esto significa que hay una rejilla de admisión en estas que normalmente están ubicadas en las paredes y techos. Estas pueden tener múltiples acabados para facilitar su integración y colocación en cada una de las estancias. Estas rejillas consiguen una difusión de aire excelente en la estancia y evitan la presencia de áreas muertas. Dependiendo del tamaño de la habitación puede que sean necesarias varias rejillas. La extracción se realiza también a conducto.