La limpieza de las rejillas y conductos de ventilación

Tras la instalación de lamas de ventilación es necesario realizar un mantenimiento adecuado para que estos cumplan con las exigencias en materia de higiene y seguridad. Este tipo de conductos deben ser desmontables para permitir operaciones de mantenimiento e inspección, teniendo así la posibilidad de garantizar un óptimo funcionamiento.

El objetivo de la limpieza de conductos de aire acondicionado y ventilación

El objetivo de la limpieza de conductos y lamas de ventilación consiste en la eliminación de la suciedad y los contaminantes que puedan estar presentes en ellos, pudiendo complementarse mediante un proceso de desinfección.

Para poder cumplir con esta finalidad es importante definir en primer lugar el tipo y el uso del edificio en el cual se encuentran instalados. Esta clasificación permitirá determinar el estado de los conductos y, en base a ello, tomar una decisión sobre el método de limpieza más apropiado en cada caso en particular.

Además, se debe tener presente que la limpieza de los conductos y rejillas de ventilación, así como los conductos de aire acondicionado deben realizarse mediante un estándar normalizado. Asimismo, tras haber realizado el proceso de limpieza, es necesario realizar pruebas que certifiquen su validación.

Es muy importante que este tipo de redes y conductos reciban revisiones periódicas y estén bajo control y seguimiento. De esta forma, podrán cumplir perfectamente con el propósito para el cual han sido creados y se evitará que pueda llegar a haber una acumulación de suciedad que pueda llegar a provocar problemas en su función, y que, además, afectará a la calidad del aire interior.